Las islas maltesas son un regalo para los sentidos. Cuentan con una amplia oferta cultural gracias a la cantidad de fortificaciones, templos, palacios y catedrales que allí podemos encontrar. Entre ellas, destacan: El Grandmaster’s Palace, actualmente sede del Parlamento, La “Sacra Infermeria” o el Centro para la Creatividad de St. James. Los amantes del arte también podrán disfrutar del Museo de Bellas Artes donde se recopilan obras desde el Renacimiento hasta tiempos modernos.

(Grandmaster´s Palace)

 

Su gastronomía es el resultado de largos años de ocupación por lo que es una mezcla curiosa de la cocina mediterránea. Es cambiante dependiendo de la temporada pero podemos encontrar platos típicos como el Pastel de Lampuki (pastel de pescado), Kapunata (versión maltesa de pisto), ‘hobz biz-zejt’ (rebanada de pan bañada en aceite de oliva, untada con tomates maduros y relleno con una mezcla de atún, cebolla, ajo, tomates y alcaparras) y pastizzi (hojaldre con requesón o puré de guisantes).

(Pastel de Lampuki) 

 

No podemos olvidarnos de la vida nocturna de la isla que atrae a miles de jóvenes de todas las edades cada verano. La fiesta en Malta cuenta con multitud de opciones como bares, pubs, discotecas y festivales.

(Pubs de Malta)

 

Para aquellos interesados en el turismo natural, Malta cuenta con parajes estupendos para alejarse del ajetreo de la ciudad. No os podéis perder la Isla de Gozo, el acantilado de Dingli y la Isla de Comino,antiguo escondite de piratas y contrabandistas.

(Isla de Gozo) 

 

Gracias a su tradición bilingüe, la isla se ha convertido en uno de los destinos favoritos para que jóvenes de todo el mundo aprendan inglés. Uno de los centros que imparten cursos, es la escuela Maltalingua que cuenta con varios programas de aprendizaje activo del idioma. Su objetivo es que los chicos puedan aprender fuera de las tradicionales aulas de las academias y que consigan adentrarse en una cultura de habla inglesa. Los cursos están planteados y ajustados a las vacaciones del colegio por lo que se imparten en julio y agosto. Además de aprender inglés, los chicos disfrutan de las playas de la isla, actividades acuáticas y del parque acuático, que se encuentra en la Ciudad de Popeye.

(Programa de aprendizaje escuela Matalingua)